Uruguay hace historia
La Suiza de América Latina
Juan Varde (Buenos Aires, Argentina)
La Suiza de América Latina, sigue sorprendiendo gratamente a los mercados. La Republica Oriental del Uruguay ha anunciado un plan de recompra de bonos y de canje de títulos, que se realizará por medio de la emisión de deuda nueva a 33 años por un valor total que podría llegar a los 2.000 millones de dólares.

Para un país como Uruguay, que tiene una población de apenas 3,3 millones de habitantes y una PIB que suma 46.700 millones de dólares, la suma es relevante, y las condiciones en las que se ha planteado la emisión son históricas.

El Tesoro uruguayo se ha dirigido con esta oferta de títulos a los inversores que tiene deuda en euros y en dólares, con vencimientos más cercanos, para que los canjeen por este nuevo papel. En concreto, el canje está destinado a los inversores que tengan en su cartera títulos en dólares (con vencimientos en 2013, 2014, 2015, 2017, 2022, 2025 y 2027) y en euros (con plazos hasta 2016 y 2019), a quienes se valorará el papel a una cotización superior a la de mercado, y se les entregarán bonos bonos de la nueva serie con vencimiento en 2045.

Además, a quienes quieran desprenderse de títulos en moneda extranjera, que vencen en los próximos años, se les ofrecerá la posibilidad de comprárselos.

Es cierto que no será José Mujica, el actual presidente, si no su sucesor quien tendrá la responsabilidad de pagar el bono de deuda en dólares que emitió el Estado oriental. Un título a un plazo de 33 años por el que pagará una tasa de interés del 4,125%, la menor de la historia para un instrumento a tan largo plazo.

La emisión fue un éxito y el Tesoro Uruguayo acumuló peticiones por 2.000 millones y sólo tomó 853. Seguramente, porque el país atesora la liquidez necesaria para atender consistentemente los vencimientos de los proximos años.

Evidentemente, la mano de viceresidente Danilo Astori es notoria en una operación que aprovecha las excepcionales condiciones de los mercados financieros internacionales, donde hay mucha liquidez, para financiar infraestructuras a una tasa inédita, consecuencia de la confianza que genera el país en los mercados internacionales, lo que no sólo se corresponde con el “grado inversor” que recuperó este año por decisión de las agencias calificadoras, sino con el bajo índice de riesgo país que se percibe fulgurante en las pantallas internacionales la tasa de retorno de sus bonos.-

En 2006, cuando la economía uruguaya no tenía el grado de inversión, la administración de Tabaré Vázquez colocó un bono a 30 años al 7,625%. El día de la emisión, Uruguay presentaba una prima de riesgo país de 139 puntos básicos, menos que México, que estaba en 143 puntos, y que Brasil, con 160. Y obviamente muy lejos de Ecuador, con un riesgo de 810 o de Venezuela, con 946. Los hechos demuestran que Uruguay ha hecho sus deberes y ahora le toca una merecida recompensa.

Anuncios