Uruguay hace historia
La Suiza de América Latina
Juan Varde (Buenos Aires, Argentina)
La Suiza de América Latina, sigue sorprendiendo gratamente a los mercados. La Republica Oriental del Uruguay ha anunciado un plan de recompra de bonos y de canje de títulos, que se realizará por medio de la emisión de deuda nueva a 33 años por un valor total que podría llegar a los 2.000 millones de dólares.

Para un país como Uruguay, que tiene una población de apenas 3,3 millones de habitantes y una PIB que suma 46.700 millones de dólares, la suma es relevante, y las condiciones en las que se ha planteado la emisión son históricas.

El Tesoro uruguayo se ha dirigido con esta oferta de títulos a los inversores que tiene deuda en euros y en dólares, con vencimientos más cercanos, para que los canjeen por este nuevo papel. En concreto, el canje está destinado a los inversores que tengan en su cartera títulos en dólares (con vencimientos en 2013, 2014, 2015, 2017, 2022, 2025 y 2027) y en euros (con plazos hasta 2016 y 2019), a quienes se valorará el papel a una cotización superior a la de mercado, y se les entregarán bonos bonos de la nueva serie con vencimiento en 2045.

Además, a quienes quieran desprenderse de títulos en moneda extranjera, que vencen en los próximos años, se les ofrecerá la posibilidad de comprárselos.

Es cierto que no será José Mujica, el actual presidente, si no su sucesor quien tendrá la responsabilidad de pagar el bono de deuda en dólares que emitió el Estado oriental. Un título a un plazo de 33 años por el que pagará una tasa de interés del 4,125%, la menor de la historia para un instrumento a tan largo plazo.

La emisión fue un éxito y el Tesoro Uruguayo acumuló peticiones por 2.000 millones y sólo tomó 853. Seguramente, porque el país atesora la liquidez necesaria para atender consistentemente los vencimientos de los proximos años.

Evidentemente, la mano de viceresidente Danilo Astori es notoria en una operación que aprovecha las excepcionales condiciones de los mercados financieros internacionales, donde hay mucha liquidez, para financiar infraestructuras a una tasa inédita, consecuencia de la confianza que genera el país en los mercados internacionales, lo que no sólo se corresponde con el “grado inversor” que recuperó este año por decisión de las agencias calificadoras, sino con el bajo índice de riesgo país que se percibe fulgurante en las pantallas internacionales la tasa de retorno de sus bonos.-

En 2006, cuando la economía uruguaya no tenía el grado de inversión, la administración de Tabaré Vázquez colocó un bono a 30 años al 7,625%. El día de la emisión, Uruguay presentaba una prima de riesgo país de 139 puntos básicos, menos que México, que estaba en 143 puntos, y que Brasil, con 160. Y obviamente muy lejos de Ecuador, con un riesgo de 810 o de Venezuela, con 946. Los hechos demuestran que Uruguay ha hecho sus deberes y ahora le toca una merecida recompensa.

Anuncios

chile-uruguay

Las autoridades uruguayas expresaron hoy su convencimiento de que el comercio con Chile aumentará en los próximos años, en el marco de un encuentro empresarial en Montevideo en el que resaltaron la importancia de la inversión chilena en el país, que entre 1990 y 2011 llegó a los 1.652 millones de dólares.

El foro, titulado “Contexto y perspectivas de las inversiones en Uruguay” y organizado por la embajada de Chile en Montevideo, contó con la participación del ministro de Industria, Energía y Minería de Uruguay, Roberto Kreimerman, y el embajador chileno en Uruguay, Patricio Pradel.Kreimerman pronosticó un fuerte incremento del comercio bilateral, que tuvo su pico en 2006, luego mostró una leve caída y ha vuelto a incrementarse en los últimos años, detalla un comunicado de su ministerio.Por su parte, Pradel también subrayó las perspectivas positivas para las inversiones y los intercambios de mercancías entre ambos países y remarcó particularmente la seguridad jurídica que ofrece Uruguay.Según datos de la embajada chilena incluidos en el boletín, Uruguay ocupa el sexto lugar entre los países receptores de capitales chilenos directos.Entre 1990 y 2011, la economía uruguaya recibió inversiones de unas 60 empresas chilenas por un monto de 1.652 millones de dólares, lo que equivale al 2,6 % del total invertido en el exterior.Esas cifras se explican, sobre todo, por el desarrollo de la planta de celulosa Montes del Plata en el departamento uruguayo de Colonia, a unos 200 kilómetros al oeste de Montevideo.La fábrica, gestionada por la chilena Arauco y la finlandesa Stora Enso, es la mayor inversión realizada jamás de un solo golpe en Uruguay, con unos 2.000 millones de dólares.En el capítulo comercial, las exportaciones uruguayas a Chile, en las que la carne es el producto estrella, se situaron a noviembre de 2012 en 177 millones de dólares, mientras que las importaciones desde la nación transandina fueron de 171 millones, sobre todo de cobre y otros productos con valor agregado.

TrumpTower2-Copiar

El desarrollador inmobiliario estadounidense Donald Trump anunció una inversión de US$ 100 millones en un edificio de 125 apartamentos que se hará en la parada 10 de la Brava, Punta del Este, Maldonado, Uruguay. En la Argentina esas inversiones se hacían solo en los años ’90, como Puerto Madero… hoy una colonia kirchnerista.

Donald Trump eligió Punta del Este para realizar su 1er. proyecto en América del Sur: será un edificio de 125 apartamentos residenciales a levantarse en la parada 10 de la playa Brava y que tendrá una inversión de US$ 100 millones, informó la prensa uruguaya.

La Trump Tower Punta del Este se comenzará a construir en 6 meses y cada departamento tendrá un costo de US$6.000 por metro cuadrado para una obra de lujo que incluirá vistas de 360 grados, una galería de esculturas, una piscina exterior con cataratas, dos piscinas interiores climatizadas de 200 metros cuadrados.

En Uruguay están reclamando que se prohiba vender cualquier vivienda en el inmueble a los kirchneristas, que han atentado contra Punta del Este.

Además tendrá una cancha de tenis interna climatizada, un salón de eventos con capacidad para 300 personas, dos microcines, una cava de vinos, restaurante gourmet y un sector exclusivo para fumar habanos.

Otro de los detalles de la torre es que todos los departamentos tendrán ventanas del techo al suelo, o sea a todo lo alto de la vivienda.“Este es un proyecto muy especial, estamos muy contentos con nuestros socios; será un gran edificio en Sudamérica”, dijo Trump, quien amasa una fortuna de US$3.000 millones, y ofreció una conferencia de prensa en Manhattan en la que lanzó su nuevo proyecto.

La Torre Trump Punta del Este se levantará en un predio del fraccionamiento Lobos de Punta del Este frentista a la rambla Lorenzo Batlle Pacheco. El predio cuenta con 71,52 metros de frente y 125.90 de profundidad lo que hace una superficie total de 9.006 metros cuadrados. La ordenanza de construcción habilita en ese lugar un complejo de veinticuatro pisos de altura con plantas de unos mil metros cuadrados cada una.

El terreno es lindero con la torre Lobos y con la Torre Tiburón III. Como informó EL PAÍS a comienzos de año el predio fue vendido por su anterior propietario, el inversor James Shasha, a un grupo de empresarios argentinos por la suma de US$ 19 millones. Se trata de la cifra más alta pagada por un predio de esta naturaleza en la historia de Punta del Este.

El diseño corre por cuenta del arquitecto argentino Berardo Dujovne, ex decano de la UBA y autor del diseño de la 2 torres Le Park del multimillonario desarrollador argentino Moisés Khaffif, ubicadas en la misma cuadra que la torre Trump. El arquitecto uruguayo Jorge Pieri, hijo del asesor de la Dirección de Planeamiento de la Intendencia de Maldonado, arquitecto Adolfo Pieri, es el encargado de firmar los planos y realizar los trámites. Pieri también es el arquitecto a cargo del desarrollo impulsado por el multimillonario argentino Samuel Liberman para la zona del “eje Aparicio Saravia”.

El grupo argentino YY Development desembolsó unos dos millones de dólares para asegurar el uso de la marca “Trump” para la torre de veinticuatro pisos que será construida en uno de los predios que aún quedan libres en el fraccionamiento Lobos de Punta del Este. El pago del canon que cobra Trump, habilita el ingreso al sistema manejado por el multimillonario desarrollista estadounidense lo que abre una enorme posibilidad de comercializar las unidades en el mercado norteamericano. Los responsables del complejo deberán ajustarse, además, a las especificaciones de diseño que el multimillonario y mediático empresario exige a las obras que se realizan con su marca. El impacto de la noticia del desembarco de Donald Trump en Punta del Este dio la vuelta al mundo y puso al balneario en boca de los mayores inversores de la región.
“En Argentina no se consigue: Donald Trump invierte en Uruguay”, tituló ayer el portal de noticias porteño Urgente24.com. “El desarrollador inmobiliario estadounidense Donald Trump anunció una inversión de US$ 100 millones en un edificio de 125 apartamentos que se hará en la parada 10 de la Brava, Punta del Este, Maldonado, Uruguay. En la Argentina esas inversiones se hacían solo en los años ’90, como Puerto Madero… hoy una colonia kirchnerista”, agregó el conocido portal informativo.
Recomendado
El gobierno se mostró encantado con la noticia. La ministra de Turismo, Lilian Kechichian destacó el anuncio del emprendimiento de Donald Trump e informó que “ciertos agentes que aman al Uruguay le recomendaron el país para hacer una inversión de estas características”.
No tuvimos contacto con él directamente, pero estamos al tanto de sus proyectos”, dijo Kechichian quien resaltó que “Uruguay tiene seguridad económica y es uno de los mejores países para invertir”. En tanto, el subsecretario de Turismo, Antonio Carámbula, señaló que la inversión “corrobora el buen clima que tiene el país para las inversiones extranjeras”. Según Carámbula. el mega proyecto inmobiliario de una marca tan importante e internacional “colabora” con la intención de Uruguay de establecerse como destino turístico y de inversiones. “Es muy importante y positivo para el país este proyecto”, concluyó.
Anuncio
El anuncio del desembarco de Donald Trump fue conocido el miércoles a través de una entrevista que el propio desarrollista concedió al diario El País de Montevideo, que informaba que Trump anunció su desembarco en Uruguay, su primer destino en América del Sur, con una inversión de 100 millones de dólares. La Trump Tower Punta del Este comenzará a construirse en seis meses. “Este es un proyecto muy especial, estamos muy contentos con nuestros socios; será un gran edificio en Sudamérica”, dijo Trump en la apertura de una conferencia de prensa que brindó en el piso 25 de su torre en la Quinta Avenida, a la que asistió la periodista Gabriela Rocha, enviada por el diario El País. “Tengo amigos que aman Uruguay”, agregó el multimillonario, cuya fortuna se cifra en US$ 3.000 millones.
El edificio contará con 125 apartamentos para residencia que costarán unos US$ 6.000 el metro cuadrado.
En un predio ubicado en la parada 10 de Playa Brava (Rambla Lorenzo Batlle, entre la avenida Roosevelt y la Avenida del Mar), el proyecto será liderado por los famosos arquitectos argentinos Berardo Dujovne, Silvia Hirsch y María Dujovne, de Dujovne-Hirsch, y su oficina de ventas ya se encuentra en construcción. Las conversaciones de la familia Trump con YY Development Group, quien adquirió el terreno donde se construirá la torre, comenzaron hace un año y avanzaron exitosamente. YY fue fundado por los arquitectos Moisés Yellati y Felipe Yaryura y tiene más de 30 construcciones en Buenos Aires. Eric Trump, uno de los tres hijos de Donald y actual vicepresidente de la Trump Organization, viajó este año a Punta del Este para firmar el acuerdo y quedó encantado. “Uruguay tiene gente increíble, Punta del Este, los mejores edificios y la mejor ubicación; estamos muy entusiasmados”, dijo el encargado de los negocios internacionales del grupo.