Uruguay se encuentra en negociaciones de inversión con cerca de una veintena de empresas japonesas, dijo hoy a Efe en Tokio el canciller uruguayo, Luis Almagro, que considera “trascendental” el papel de los inversores nipones por su aportación tecnológica y de capacitación.
Almagro, que llegó el martes a la capital nipona para una visita de cinco días, explicó que en los encuentros “extremadamente positivos” que ha mantenido hasta ahora con autoridades y empresarios locales ha transmitido su interés en “estimular la radicación de empresas japonesas” en el país.
El ministro de Relaciones Exteriores se refirió a decisiones como la de la empresa japonesa de electrónica Casio, que tiene previsto instalar en Uruguay un centro regional logístico de servicios comerciales.
También aludió al acuerdo alcanzado ayer con el ministro japonés de Exteriores, Koichiro Gemba, para iniciar negociaciones dirigidas a cerrar un acuerdo de protección de inversiones, aunque detalló que aún no hay un plazo para su firma.
No obstante, Almagro aseguró que confía en que un tratado de estas características genere “una nueva dinámica comercial” con el archipiélago.
Japón y Uruguay también han acordado establecer un comité bilateral para el seguimiento de la promoción del comercio y los intercambios, añadió el ministro, que apuntó a la “larga tradición de inversores” nipones en el país.
La agenda del canciller incluye hoy una reunión con unos 80 empresarios japoneses en un seminario de oportunidades de inversión en Uruguay, país con “especial interés” en atraer capital en sectores como el tecnológico, de componentes, telecomunicaciones o energías renovables.
“Asia es un elemento dinamizador de nuestras exportaciones en un contexto internacional hipercrítico”, afirmó Almagro, que hizo hincapié en la necesidad de que Uruguay refuerce su “perspectiva asiática” para fortalecer su crecimiento en medio de la crisis económica.
El canciller también se reunió ayer, en el primer día de su agenda de trabajo, con representantes académicos de la universidad tokiota de Waseda, con los que abrió la puerta a “nuevos mecanismos de cooperación” para potenciar el intercambio de alumnos y crear cursos para sus funcionarios.
Por otra parte el ministro quiso destacar el papel en Asia de Mercosur, un bloque que, en su opinión, “está probablemente en su mejor momento político”, y llamó a fortalecer su diálogo con la Alianza del Pacífico (formada por México, Colombia, Perú y Chile), clave para “consolidar verdaderamente un espacio latinoamericano”.
Las exportaciones de Uruguay a Japón alcanzaron su máximo en 2006, cuando tocaron los 44 millones de dólares, y el más bajo en 2009, cuando cayeron a tan solo 5 millones de dólares, un 88,6 por ciento menos que en 2008, según datos oficiales.