En medio de idas y vueltas, han aparecido “interesados” en los aviones que nunca fueron confirmados

El culebrón de los aviones de la exaerolínea uruguaya Pluna ha tenido todos los condimentos posibles. Uno de los más destacados es el de los compradores fantasma: supuestos candidatos “interesados” en adquirir los aviones que luego de las publicaciones en la prensa desmintieron esa información.

El caso más importante es el de la aerolínea española Cosmo, que había comprado los siete aviones Bombardier en la subasta por US$ 137 millones, pero que finalmente se retiró de la negociación. Según se supo este jueves, dos accionistas de la firma desconocían el remate de los aviones que se adjudicó el “caballero de la derecha”, Hernán Antonio Calvo Sánchez, el pasado 1 de octubre.

Los empresarios confesaron que no tienen la “capacidad” para llevar adelante esa oferta, ya que la aerolínea tiene un capital que asciende a € 7,6 millones. Según informó El País, existe una disputa interna en Cosmo y hay dos bandos enfrentados incluso judicialmente. Miguel Martín, socio con el 49% de las acciones de la aerolínea española, se mostró “sorprendido y escandalizado” por la noticia de la compra.

Por otra parte, este jueves sonó como interesado en los aviones el nombre del empresario uruguayo Mario Macri. Se mencionó al ejecutivo de Paysandú como uno de los integrantes del grupo empresarial “Alas Sudamericanas”, conglomerado argentino que integra el Molinari Group. Este grupo de Argentina se reunió con Mujica para manifestarle su interés en los aviones

Mario Macri es el director de Macri SA, un grupo empresarial de Paysandú que tiene cerca de 40 empresas en diferentes rubros: zapaterías, centros comerciales, supermercados, radio y televisión. Ante el trascendido de su supuesto interés en los aviones, Macri dijo a El Observador que “de ninguna manera” es así. “Se han confundido con los parientes pobres de la Argentina”, sostuvo, y agregó: “Déjese de embromar, a mí no me da ni para comprar una avioneta, ¿me voy a comprar aviones yo? Descártelo entonces. Nada es sólido, todo esto es medio bolazo, como viene la cosa…”.

El Grupo Mondragón fue otro de los involucrados erróneamente. Representantes que afirmaron pertenecer a esta sociedad española se reunieron este miércoles con jerarcas del gobierno para manifestarle su intención de participar en el negocio, según informaron fuentes gubernamentales a El Observador.

A raíz de esta publicación, la empresa envió un comunicado desde su casa matriz en Bilbao. En el mismo, desmiente la información trascendida porque quienes participaron del encuentro no tienen nada que ver con ellos.

“Corporación Mondragón como tal no tiene ningún interés ni ha manifestado a ninguna institución su intención de participar en este proyecto”, comunicaron. La empresa lamentó los “malentendidos” que hayan podido causar en el asunto “las injerencias de sociedades o personas ajenas a Mondragón” y deseó que el caso se resuelva “de manera satisfactoria”.

Anuncios