julio 2012


Las denuncias de 13 trabajadores a dos abogados de Rivera destapó la olla. “Nibia Ramos es el terror acá en Rivera”, cuenta el empresario Daniel Álvez. “Compra demandas”, aseguró otro empresario, también enjuiciado por la abogada.

Desde el viernes, lo que era vox populi en la ciudad norteña, se convirtió en denuncia penal y civil. Trece trabajadores de una empresa forestal enjuiciaron a Ramos y a Robert Batista por estafa. Los trabajadores, representados por los abogados, ganaron juicios a la forestal por US$ 1 millón. Luego, fueron engañados por sus defensores, quienes se quedaron con más de medio millón de dólares, según los denunciantes.

La industria del juicio laboral no solo desvela a los trabajadores forestales beneficiados por la Justicia (y luego afectados por sus defensores), sino también a los empresarios de diversos rubros.

Daniel Álvez fue demandado por una señora que cuidó a su madre 11 meses. La demandante, representada por Ramos, exige a Álvez $ 1 millón 400 mil. El modus operandi es, según Álvez, el mismo que utiliza en los juicios contra las forestales: no hacenlugar para la conciliación entre las partes y exige montos millonarios.

Ernesto Ripoll, representante de Acodike en Rivera, fue demandado por no pagarle horas extras a un trabajador durante cuatro años por $ 2 millones. Ripoll asegura que Ramos “le compró la demanda” a su demandante, esto es, acordó quedarse con más de la mitad del dinero recaudado en el juicio.

Cuestión de ética
Los trece trabajadores de la forestal que entableron demandas contra sus defensores los acusan de haberles ocultado cuánto dinero ganaron en los juicios.

Uno de los integrantes del directorio del Colegio de Abogados del Uruguay (CAU) dijo a El Observador que “si el cliente quiere saber cuánto ganó (en el juicio), es imposible (que el abogado pueda) ocultarlo de buena fe, porque alcanza con que el cliente vaya al juzgado a ver la sentencia”. Ni Ramos ni Batista integran el Colegio de Abogados de Uruguay (CAU).

“Si el cliente ganó $100.000 y me pregunta ‘cuánto ganamos, doctor’, si yo le digo $30.000, estoy mintiendo; y la mentira puede ser parte de una conducta delictiva”, explicó la fuente, que prefirió mantener el anonimato y no opinar sobre el caso particular.

El miembro del directorio del CAU destacó, de todas maneras, que cobrar el 75% de lo ganado en el juicio (como denuncian los trabajadores que hicieron los abogados) “éticamente está mal”, aunque ello no implique necesariamente delito.

Los juicios fueron iniciados en 2004, aunque los trabajadores -y los abogados- comenzaron a cobrar el dinero seis años después. Hoy hay otros juicios en cursos similares contra las forestales.
“El arancel es guía, no es obligatorio”
Algunos trabajadores denuncian que sus abogados cobraron hasta el 75% del dinero ganado en los juicios. El estatuto del Colegio de Abogados de Uruguay establece que el monto máximo que pueden cobrar los profesionales es de 50%. “El arancel no es obligatorio, sino que es un precio de referencia, una guía”, destacó, en referencia a que los abogados por ley pueden cobrar más del 50% de lo obtenido en el juicio por sus clientes, aunque sea “una falta ética”.

Anuncios

Exportó cigarros, pide protección a presidente Mujica, El empresario uruguayo Gustavo Maeso le presentó una carta al presidente José Mujica, en la que le pide la protección del gobierno tras sostener que fue estafado por el gobierno de Venezuela, país al que quiso exportar cigarros que fueron en su mayoría incautados.

Maeso dice que su solicitud se ampara en la Constitución, pues fue vulnerado en su derecho de propiedad, honor, seguridad y trabajo. El empresario le pide al mandatario que retenga el pago de Ancap a Pdvsa, a cuenta del monto millonario que se le adeuda y que intervenga para una solución.

En la nota, Maeso sostiene que invirtió en Venezuela luego de un cuidadoso estudio del “Acuerdo para la Promoción y Protección Reciproca de Inversiones” con ese país y que su inversión consistió en exportar y distribuir directamente cigarros en Venezuela de dos marcas uruguayas.

Señala que el gobierno venezolano permitió que comience su emprendimiento para luego, “por intereses particulares y funcionarios del gobierno corruptos”, interceptar su inversión, “estafándome como inversor y perjurándome como persona”. Acota que se utilizó para perjudicar su emprendimiento comercial a “organismos estatales del gobierno bolivariano” como el Seniat (la DGI de Venezuela).

Maeso señala que todas las actuaciones que realizó para recuperar la mercadería que se le incautó no tuvieron respuesta y que el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI) no es un mecanismo efectivo, porque sus fallos no son reconocidos por Venezuela.

El empresario es muy crítico del gobierno de Hugo Chávez, del que sostiene no respeta sus leyes, y afirma que el Estado uruguayo podría terminar siendo responsable por el incumplimiento de acuerdos bilaterales.

Un contador público uruguayo, en base a la información que dio Maeso, realizó un informe preliminar sobre el cálculo del lucro cesante al empresario. El total de la inversión realizada, incluyendo tres contenedores de cigarros, vehículos, campaña publicitaria, despido de personal e instalación de oficinas y depósito, fue de US$ 2.725.000.

Calculando que exportara 12 contenedores de cigarros mensuales de Venezuela durante 15 años, la estimación del lucro cesante asciende a US$ 3.250.800.000.

http://youtu.be/OPpCvDC2aws

Segun Eugenio Gambetta Gabin El producto estrella, la soja, debido al aumento del precio internacional, alcanzó ventas del entorno de los US$69 millones.Soja, carne bovina, madera en bruto y arroz fueron los principales productos de Uruguay comercializados con el exterior, según informó este viernes la Presidencia en su pagina web, en base a un estudio de Instituto de Promoción de Inversiones y Exportaciones de Uruguay XXII sobre las solicitudes de exportación que fueron por US$439 millones, un aumento de 16% en comparación a igual período del año anterior. Un 31% del total se colocó en países de la región.

El producto estrella, la soja, debido al aumento del precio internacional, alcanzó ventas del entorno de los US$69 millones, según Uruguay XXI.

Muro
0

inShare
La carne bovina fue el segundo producto de exportación medido en valor y en volumen.

La madera en bruto fue el tercer producto más destacado del ranking con exportaciones que alcanzaron los US$19 millones.

El arroz también registró un desempeño al alza, que se explica por un aumento de las ventas a Perú y Brasil que es uno de los “principales países compradores de granos uruguayos”.

Técnicamente es un contrato celebrado por escritura pública en el que,una persona, que es el fiduciante, transmite la propiedad fiduciaria de bienes determinados a otro fiduciario, quien se obliga a ejercerla en beneficio de quien se designe beneficiario, y a transmitirlo al cumplimiento de un plazo o condición al fiduciante, beneficiario o fideicomisario. Este instrumento se adapta perfectamente a un emprendiendo inmobiliario con fondos de terceros.
Los inversores son los fiduciantes, que se obligan a aportar la totalidad de los fondos necesarios para comprar el terreno y para hacer frente a todos los costos que demande la obra.
El fiduciario es quien recibe el dominio de los fondos para adquirir el inmueble, inscribirlo a su nombre en forma temporal y condicionada, en los términos del artículo del Código Civil y disposiciones de la ley y llevar adelante el emprendimiento según las pautas fijadas en el anteproyecto. Una vez finalizadas las obras proyectadas y afectado el inmueble al Régimen de Propiedad Horizontal o al de Loteo, transmitirá a los beneficiarios el dominio de las unidades que a cada uno le corresponda.

Eugenio Gambetta Gabin Leyo Que El Banco Central instruyó a las empresas Consorcio del Uruguay y Campiglia Pilay a “abstenerse absolutamente de efectuar comunicaciones públicas en las que se haga referencia directa o indirectamente” al otro, tras una campaña de agresiones mutuas iniciada por Consorcio y continuada por Campiglia Pilay. “Esta instrucción incluye la prohibición de citar o parafrasear los documentos constitutivos de dicho negocio y las opiniones vertidas por terceros sobre dichos instrumentos financieros y el negocio a que refieren”, dice la resolución del Banco Central. Según el organismo regulador, los avisos publicados “alientan en forma injustificada la incertidumbre y la desconfianza” y “puede atentar contra la estabilidad y el funcionamiento ordenado del sistema del cual esas empresas forman parte y cuya salud el Banco Central del Uruguay debe preservar
SUPERINTENDENCIA DE SERVICIOS FINANCIEROS
Montevideo, Julio de 2012
VISTO: Las publicaciones en la prensa escrita de Consorcio del Uruguay S.A. y Pilay
Uruguay AFISA en los últimos 30 días.
RESULTANDO:
I) Que Consorcio del Uruguay S.A. es una empresa administradora de grupos
de ahorro previo, supervisada por la Superintendencia de Servicios
Financieros del Banco Central del Uruguay y sujeta a las disposiciones de la
Recopilación de Normas de Regulación y Control del Sistema Financiero.
II) Que Pilay Uruguay AFISA es una empresa administradora de fondos de
inversión y fideicomisos financieros, supervisada por la Superintendencia de
Servicios Financieros del Banco Central del Uruguay y sujeta a las
disposiciones de la Recopilación de Normas del Mercado de Valores.
III) Que los títulos de deuda y los certificados de participación del Fideicomiso
Campiglia &Pilay, que administra Pilay Uruguay AFISA, están inscriptos en
el Registro de Mercado de Valores del Banco Central del Uruguay y sujetos
al régimen de transparencia informativa establecido por la normativa
respectiva.
IV) Que el mencionado régimen de transparencia impone que todos los
contratos relacionados con el citado Fideicomiso, así como los estados
contables del mismo y de su administradora, los informes de los auditores
externos y las calificaciones de riesgo de los títulos emitidos, estén
publicados en forma completa para su consulta por los inversores en la
página web del Banco Central del Uruguay.
V) Que tanto Consorcio del Uruguay como Pilay Uruguay AFISA han dado
cumplimiento a los requerimientos establecidos en sus respectivos marcos
jurídicos incluidos aquellos de guardar capital o depósitos en garantía, y
ambas empresas están al día con el régimen de presentación y difusión de
información que a cada una corresponde.
VI) Que Consorcio del Uruguay S.A. ha realizado declaraciones públicas y
contratado Remitidos en diversos medios de comunicación en los que se
refiere a la calificación de riesgo efectuada por la empresa CARE S.A. de los
certificados de participación del Fideicomiso Campiglia&Pilay, a la
calificación de riesgo de los títulos de deuda de dicho Fideicomiso efectuada
por Standard &Poor’s, y a otros aspectos del negocio de dicho Fideicomiso,
en forma parcial y con apreciaciones propias sobre el mismo y su
administradora.
VII) Que CARE es una empresa especializada en la emisión de calificaciones de
riesgos de instrumentos financieros, estando ella y sus manuales inscriptos
en el Registro de Mercado de Valores del Banco Central del Uruguay.
VIII) Que Standard & Poors es una empresa especializada en la emisión de
calificaciones de riesgos de instrumentos financieros, estando ella y sus
manuales inscriptos en el Registro de Mercado de Valores del Banco Central
del Uruguay.
IX) Que Pilay Uruguay AFIS.A. ha publicado también declaraciones públicas y
ha contratado Remitidos en diversos medios de prensa en los que responde
a las apreciaciones de Consorcio del Uruguay S.A. y expresa opiniones
sobre el negocio de esta última empresa.
CONSIDERANDO:
I) Que los comportamientos descritos en los Resultandos VI y IX haciendo
referencia a supuestas debilidades o inseguridades de los productos de la
competencia alientan en forma injustificada la incertidumbre y la
desconfianza.
II) Que lo señalado en el Considerando I) puede atentar contra la estabilidad y
el funcionamiento ordenado del sistema del cual esas empresas forman
parte y cuya salud el Banco Central del Uruguay debe preservar.
III) Que es competencia de la Superintendencia de Servicios Financieros del
Banco Central del Uruguay promover la estabilidad, solvencia, transparencia
y el funcionamiento ordenado y competitivo de las entidades supervisadas y
de los mercados en que actúan.
ATENTO: A lo dispuesto en el artículo 7 de la ley 18.627, de 2 de diciembre de 2009, al
literal A del artículo 38 de la ley 18.401 de 24.10.2008, al dictamen No. 2012/245 de la
Asesoría Jurídica y demás informes que lucen en el expediente 2012/01055.
SE RESUELVE:
1) Instruir a Consorcio del Uruguay S.A. a abstenerse absolutamente de efectuar
comunicaciones públicas en cualquier medio de difusión – prensa, radio, televisión,
Internet y cualquier otro medio de comunicación – en las que se haga referencia
directa o indirectamente a Pilay Uruguay Administradora de Fondos de Inversión
S.A., a las características del Fideicomiso Campiglia&Pilay y los certificados de
participación y los títulos de deuda emitidos por dicho Fideicomiso. Esta instrucción
incluye la prohibición de citar o parafrasear los documentos constitutivos de dicho
negocio y las opiniones vertidas por terceros sobre dichos instrumentos financieros
y el negocio a que refieren.
2) Instruir a Pilay Uruguay AFISA a abstenerse absolutamente de efectuar
comunicaciones públicas en cualquier medio de difusión – prensa, radio, televisión,
Internet o cualquier otro medio de comunicación – en las que se haga referencia
directa o indirectamente a Consorcio del Uruguay S.A. y a las características de
sus productos. Esta instrucción incluye la prohibición de citar o parafrasear los
documentos constitutivos de dicho negocio y las opiniones vertidas por terceros
sobre dichos instrumentos financieros y el negocio a que refieren.
3) Publicar de inmediato esta Resolución.
4) Dar cuenta al Directorio.
JUAN PEDRO CANTERA
Superintendente
Servicios Financieros

La crisis europea pone en vilo a la mayoría de las economías del mundo. Las autoridades del bloque se encuentran abocadas a ganar tiempo y no parece haber avances significativos en la resolución de los problemas de fondo detrás de la crisis. Pero mientras que el mundo mira con preocupación al viejo continente, los principales problemas de Uruguay no se encuentran a un océano de distancia, sino de un río y una frontera.En lo que va del año, la economía brasileña frenó su crecimiento. La crisis europea mermó el poder adquisitivo de sus compradores y la depreciación de las monedas de sus socios comerciales hizo estragos en su competitividad –la devaluación del real en los últimos tres meses intenta recuperar el terreno perdido–.Al mismo tiempo, desde el mercado interno, el boom de consumo de los últimos dos años llegó a un punto de saturación y eso provocó que la vigorosa inversión de 2011 se convierta hoy en capacidad ociosa. Con un menor apetito de los brasileños por un auto nuevo o un televisor, y una mayor dificultad para colocar sus productos fuera del país, parece ser que el motor de la economía brasileña está falto de combustible.El estancamiento de Brasil le pega a Uruguay por dos lados. De forma directa, porque una menor actividad implica menos posibilidad de expansión para los productos locales en el mercado más importante para el país. Y por otra parte, porque las reacciones de política ante la desaceleración son perjudiciales para los intereses de Uruguay. Una política monetaria más expansiva por parte de Brasil incrementa el diferencial cambiario con nuestro principal socio comercial en un momento en el cual el Banco Central no puede descuidar más los registros de inflación, dos puntos por encima del rango objetivo.Por el oeste, las cosas se ponen aun peor. La situación de Brasil no favorece el clima económico en Uruguay, pero la de Argentina directamente lo perjudica. El país vecino atraviesa una seria crisis de balanza de pagos exacerbada por una crisis de confianza. Los dólares no alcanzan para cubrir los gastos y ni siquiera para importar los bienes de producción y consumo fundamentales para mantener la economía.Al mismo tiempo, la canilla del crédito internacional está cerrada a la fuerza y los inversores no quieren quemarse con fuego frente a un gobierno que se jacta de no cumplir sus compromisos. Si bien la exposición de Uruguay frente a Argentina se ha reducido sustancialmente en la última década, el impacto se sentirá, principalmente en el rubro turístico de cara a la próxima temporada.Uruguay tiene la suerte de estar a salvo de los cimbronazos de la crisis europea. Pero una vez más deberá estar atento a la región y sus tropiezos porque allí radica la principal amenaza para el

Segun Eugenio Gambetta
Durante junio de este año se confirmó que el grupo empresarial que gestionaba Pluna desde el año 2007 daba un paso al costado. Se supo que, cuando Leadgate inició actividades en 2007, el patrimonio era levemente positivo y actualmente es negativo en US$ 11,5 millones. Es decir, en los últimos 5 años el patrimonio de Pluna disminuyó más de US$ 11 millones. Por supuesto, un resultado tan malo requiere un análisis profundo de los factores que lo explican.

Un estudio así no se ha realizado hasta el momento, o si se hizo no está públicamente disponible. Un análisis de los factores que llevaron a pérdidas patrimoniales de esa magnitud es imposible con la información disponible al público, y excedería largamente el objetivo de esta nota. Sin embargo, analizamos desde una perspectiva económica, y en particular de teoría de los incentivos, algunas de las lecciones que nos deja esta experiencia. Veremos que la mala performance no debería sorprendernos y que ni siquiera se precisa un desarrollo técnico profundo para tener serios cuestionamientos sobre la viabilidad del proyecto de Pluna en los últimos años. Más aún, varias de las causas del mal resultado fueron señaladas cuando aparecieron por primera vez.

TRANSPARENCIA. El primer problema con esta encarnación de Pluna, fue la forma de selección del grupo empresarial que la gestionaría. El gobierno despreció los mecanismos competitivos y no realizó un remate de las acciones de Pluna. Contrató un broker especialista en fusiones y seleccionó de manera cerrada al gestor privado de Pluna. La forma de selección es sorprendente, pues ignora tres factores claves que la teoría económica dice que serían mejor servidos si se utilizara una subasta pública: los ingresos para el Estado, la capacidad de gestión del grupo adjudicatario y la transparencia.

La mejora en la transparencia es tan obvia que no ahondaremos en ella: una subasta pública de acciones, o un proceso abierto de selección de la empresa que gerenciaría Pluna, hubieran dado más garantías sobre el valor de lo que se entregaba y de la ausencia de coimas u otro tipo de favores.

También, la teoría del diseño de mecanismos muestra que a menudo un vendedor maximizará sus ingresos, o asignará un bien de forma eficiente (en este caso Pluna), a través de un remate o licitación entre los interesados. Es decir, entre todas las formas posibles de vender las acciones de Pluna, una licitación hubiera generado más ingresos que una negociación bipartita. El coqueteo actual con BQB mientras Jazz no se apura, es una ilustración de cómo la competencia aumenta las ofertas que puede recibir el vendedor. El gobierno sabe que si negocia solo con Jazz, estará atrapado, mientras que si Jazz percibe que BQB es un competidor potencial, apurará o aumentará su oferta. Un remate es una forma más eficiente de aumentar la competencia y, por tanto, las ofertas, al traer al ruedo a más oferentes potenciales.

Finalmente, la forma de selección también auguraba que era probable que Pluna perdiera patrimonio durante la gestión de Leadgate. Un remate abierto hubiera maximizado los ingresos en parte porque permitiría participar a aquellos para quienes Pluna significaba una sinergia importante, o a aquellos con una mejor capacidad gerencial. Como los precios en el mercado de las aerolíneas están fijados por quienes han sobrevivido a la competencia, es probable que sean los que tienen mayor capacidad de gerenciamiento. Al seleccionar a una empresa cuya valía no ha pasado el test de la competencia en el remate (donde los mejores gerentes ofrecerían mayores precios por las acciones de Pluna pues ellos serían capaces de hacer rendir más a la empresa) era predecible que Pluna no sería competitiva y, por tanto, perdería dinero.

El gobierno fundamentó una selección cerrada en que sería más rápida, y acabaría antes con los aportes que debía realizar para cubrir las pérdidas constantes de Pluna. Por un lado, no está claro que un remate sería más lento que una selección cerrada (bien hecha). Además, el mecanismo que se eligió introduce un problema de Agente-Principal: el gobierno uruguayo (el Principal) delegó en un broker (el Agente) la elección de la empresa gestora, pero como los objetivos del Agente y del Principal son distintos, aparece una nueva fuente de ineficiencia. La situación es similar a la de una inmobiliaria que cobra un porcentaje sobre la venta: siempre querrá vendernos la casa más cara que esté a nuestro alcance, sin importarle nuestros objetivos.

Este error en la elección del socio privado no es nuevo. La selección del anterior gestor de Pluna en 1995 recayó en Varig, una empresa de mayor tamaño y que competía en varias rutas con Pluna. En aquel caso, y de manera esperada, la gestión de Varig subordinó a la de Pluna. Varig pasó a “monopolizar” algunas rutas, se apropió de los beneficios, y absorbió solo una parte de la pérdida de valor de Pluna (el resto lo pagamos los uruguayos).

Dado el interés del Estado en tener participación en el capital accionario de Pluna, aunque la gestión sea privada, se debe buscar un acuerdo con una empresa competidora de similar tamaño (por ejemplo asociación Air France-KLM, Lan-TAM) o con cierto grado de complementariedad.

RIESGO MORAL. Una segunda lección aprendida del caso Pluna es la tan discutida garantía estatal a la compra de los primeros 7 aviones Bombardier de Pluna en 2007 por US$ 180 millones cuando la participación del Estado en Pluna era de solo 25%.

La garantía es un ejemplo de libro de texto de lo que no se debe hacer. Otra vez, es un ejemplo de Agente-Principal, o riesgo moral. En esta teoría, los ingresos del Principal (otra vez, Pluna) dependen de las acciones que toma un Agente (Leadgate), pero como las preferencias y objetivos de ambos no están alineados, el Principal se enfrenta a un riesgo (“moral” porque surge de las diferencias en las preferencias u objetivos).

En este caso concreto, Leadgate actuó aislada de las consecuencias de sus acciones y predeciblemente cambió su comportamiento con respecto a lo que habría hecho de estar totalmente expuesta a esas consecuencias. El siguiente ejemplo sencillo ilustra por qué la empresa tenía incentivos a tomar riesgos.

Imaginemos que con un solo avión adicional, Pluna hubiera aumentado su patrimonio en US$ 5 millones con certeza, pero que comprando 7, había una probabilidad de 10% de ganar US$ 100 millones, pero una probabilidad de 90% de perder US$ 20 millones. Supongamos también que la situación es tal que Leadgate se quedaría con la mitad de las ganancias patrimoniales, pero con ninguna pérdida (ya que el Estado era garantía de los aviones, o porque el Estado no tiene forma de recuperar de Leadgate el dinero perdido). En ese caso, Leadgate optaría por comprar 7 aviones con la garantía estatal, a pesar de que para la empresa en su conjunto era mejor comprar un solo avión.

Un último aspecto de riesgo moral que estuvo presente en la relación Pluna-Leadgate, que no analizaremos en esta nota es el divorcio que hubo entre el plan de negocios que presentó Leadgate al inicio, y las consecuencias (inexistentes) que hubo por su abandono. Presumiblemente, una de las razones por las que se eligió a Leadgate fue por su plan de negocios que consistía en la instalación de un verdadero puente aéreo, utilizar a Montevideo como hub regional y como puerta de salida para Estados Unidos y Europa, y la explotación del negocio de carga. Estas dos últimas patas nunca se desarrollaron y eso no tuvo ninguna consecuencia para la empresa. En forma similar, el gobierno no estudió la historia de su socio, y de cómo en Parmalat había tomado una serie de riesgos de los cuales nunca tuvo que pagar las consecuencias mientras continuaba sacando dinero de la empresa.

Esperemos que el gobierno haya aprendido estas tres lecciones.

Los reyes de rojo y las reinas escarlata se devanaban los sesos para ver como podrían lograr petróleo y financiamiento barato en mayor abundancia de la gran chequera de dólares que camina por América Latina

Foto: Google
He leído que Rómulo Betancourt el 17 de octubre de 1945 en un mitin realizado en el Nuevo Circo de Caracas expreso: “Si no nos dejan entrar por la puerta, entraremos por la ventana” Horas después presidia una junta de gobierno cívico militar.
Los reyes de rojo y las reinas escarlata se devanaban los sesos para ver como podrían lograr petróleo y financiamiento barato en mayor abundancia de la gran chequera de dólares que camina por América Latina. Y de como lograr un incremento en sus exportaciones hacia el norte de América del Sur. Uno de esos reyes era la jugada perfecta.

En la partida que se jugo en el tablero guaraní había ingenuos e inteligenciados, alguien dijo que “la izquierda y la derecha unidas jamás serán vencidas”

La destitución de Lugo fue decidida como producto de una conspiración internacional, y del modo más insulso que es posible imaginar. A la derecha y a la izquierda paraguaya la azuzaron, por trastienda, algunos gobernantes latinoamericanos, aquellos que no ven las atrocidades en Siria y se asocian con Ahmadineyah; pero que ahora se rasgan las vestiduras por la vuelta al poder de Lugo y hasta se atreven a continuar en la desestabilización del Estado paraguayo.

Adicionalmente la destitución de Lugo suministra una fuente de escandalo a los peores gobiernos de América Latina, ante la mirada desviada de los gobiernos “serios” de la región.

Toda la clase política de Paraguay, destituyó al Presidente Lugo. Las reinas escarlata y los reyes rojos suspendieron a Paraguay del Mercosur. Venezuela que no pudo entrar por la puerta, entró por la ventana, en lugar de Paraguay celebrando su triunfo contra el imperialismo en un país donde gobierna el “patrioterismo militarista, caudillista, mitómano, antisemita, homofóbico y golpista”

En poco tiempo habrá elecciones y Paraguay volverá al Mercosur. Pero con un socio nuevo que solo puede comerciar, pues no produce nada más, petróleo y financiamiento.

País que continuará importando el mantenimiento de la comida de los venezolanos de sus “nuevos viejos” socios dándole fuerza a sus emporios industriales. En la balanza comercial ganaran ellos y perderá el pueblo venezolano.

Algunos lectores pensaran que estamos hilando muy fino sobre el tema; pero todo es posible en la dimensión desconocida.