La noticia de hoy fue recogida de la web del diario La República y fue escrita por Ricardo Almada. Resulta trascendente no solo por la importancia de la asamblea en si, si no también por estar realizándose en el balneario uruguayo de Punta del Este el cual además de ser un reconocido lugar turístico es elegido a menudo como lugar de encuentro para diversos eventos.
Preocupa falta de coordinación entre países industrializados.
Comenzó este domingo en Punta del Este, la 44ª Asamblea de la Federación Latinoamericana de Bancos (Felaban), que se extenderá hasta el miércoles próximo, con la presencia de banqueros de alrededor de 45 países de América Latina, Estados Unidos, Europa y Asia. Durante las deliberaciones se estará discutiendo el rol de la banca latinoamericana en las post-crisis y las oportunidades y desafíos que presentan.

Imagen original: 2.bp.blogspot.com

Ayer, participó el contador Enrique Iglesias, titular de la Secretaría General Iberoamericana, quien abrió el Seminario Iberoamericano: “La Regulación de Basilea III”.
Iglesias expresó que la persistencia que hay en los desequilibrios de la economía global sigue dando sorpresas por la no recuperación, de Estados Unidos y Europa, lo que genera incertidumbre en todo el mundo. Esto, dijo Iglesias, “vuelve a poner arriba de la mesa el hecho de que los sistemas financieros, son ciertamente uno de los cimientos básicos del crecimiento y de la estabilidad económica” y que el problema es saber qué está ocurriendo hoy en los países industrializados de Europa y EEUU.
Iglesias hizo hincapié en que hay que plantearse “por qué América Latina pudo capear el temporal hasta ahora mucho mejor frente a la crisis coyuntural”, lo que adjudicó a que “la banca privada estaba sólida, bien regulada y bien supervisada, esa es la verdad de las cosas”.
Insistió en que hay que plantearse en qué medida la nueva regulación de Basilea III facilita que la banca de América Latina responda los retos de la región, y de qué forma sirve al financiamiento de créditos, con sistemas modernos y con mejores objetivos.
Para el titular de, la Segib, uno de los principales temas tiene que ver con los desequilibrios entre grande países que acumulan reservas y el resto de las economías industriales, lo que crea serias amenazas para la recuperación económica. Dijo que lo que más le llama la atención, “es la falta de unidad que hay en el mundo industrializado para llevar adelanté políticas concertadas. No sólo hay falta de unidad sino que hay enfrentamientos… esa falta de coherencia y de posiciones unificadas, es grave, porque de alguna manera es lo que está condicionando un poco la recuperación de la confianza”.
Enrique Iglesias dijo que uno de los principales aportes de Basilea III es la nueva definición de capital, que supone “un aumento significativo de la calidad del capital requerido a las entidades financieras”. Dijo que a nivel internacional también ha permitido definir los distintos elementos del capital y sus ajustes, “por lo que se asegura la igualdad competitiva”. Ambas medidas “van a mejorar la confianza en la banca, pero también van a tener impacto sobre la capacidad de crecimiento de la banca”.
Asimismo hizo referencia a la falta de liquidez, uno de los elementos centrales de la crisis. En tal sentido dijo que, aparte de las recomendaciones de Basilea III (planes de contingencia y pruebas de estrés que se le pide a las entidades), se incorporan mecanismos que procuran generar “colchones” de liquidez suficientes para hacer frente a posibles tensiones en los mereados; y una estructura de balance que “no descanse excesivamente” en la financiación a corto plazo.
Finalmente, Enrique Iglesias insistió en el involucramiento de la región, participando más activamente en los desarrollos de Basilea HI mediante un debate amplio. “Los cambios que trae Basilea III son de gran magnitud y pueden tener un fuerte impacto sobre las entidades, sobre su actividad y potencialmente sobre la recuperación económica”, sostuvo.
Posteriormente el presidente de Felaban, el brasileño Ricardo Merino, adelantó que durante las deliberaciones de la 44ª Asamblea Anual de la organización, se abordarán los más diversos temas vinculados con el desarrollo económico y financiero de la región y el mundo. “Hemos considerado que es necesario profundizar el análisis de las nuevas normas del Comité dé Basilea o Basilea III. “En este periodo post-crisis, la estabilidad del sistema financiero es una de las mayores preocupaciones a nivel mundial”, sostuvo Merino, remarcando que el último informe del FMI indicó que “el sistema financiero mundial es el talón de Aquiles de la recuperación económica, encontrándose aún en un periodo de significativa incertidumbre”.