Los datos del 2º trimestre del año muestran que Uruguay crecería 8,4% este año y 4,5% el que viene. Previendo inflación controlada y un déficit fiscal de 1%.


El último informe sobre Tendencias y Perspectivas de la Economía Uruguaya de la Facultad de Economía de la Udelar, supone la académica confirmación del positivo escenario por el que discurre nuestra economía y de su desempeño a mediano plazo.

En el mismo se detalla que tras un primer trimestre positivo, y a pesar de la mayor incertidumbre en el escenario internacional, la economía uruguaya presentó en el segundo trimestre de 2010 un importante crecimiento de 2,6% respecto al primero. La tasa de crecimiento interanual fue mayor aún que la del primer trimestre (8,8%), situándose en 10,4%. Ello permite prever que, de verificarse las mejoras previstas en el escenario internacional, en lo que resta de 2010 la economía continuará creciendo y al cabo del año el producto interno bruto (PIB) superaría en 8,4% el nivel promedio de 2009. Para 2001 estiman un crecimiento del 4,5%, una inflación de 6,5% y un déficit fiscal del 1%.

CONTEXTO GLOBAL

Agrega al respecto que en un contexto externo dividido entre los países emergentes creciendo a tasas muy elevadas y las economías desarrolladas saliendo lentamente de la recesión, la economía uruguaya experimentó un importante dinamismo en el primer semestre del año, verificando un crecimiento desestacionalizado del PIB de 2,6% en el 2º trimestre del año. Otro dato significativo es que la evolución de la mayoría de los sectores productivos fue positiva, observándose sólo caídas desestacionalizadas en el sector agropecuario y en electricidad, gas y agua, mientras que los restantes experimentaron un significativo dinamismo.

La demanda externa también aumentó, registrándose un crecimiento de las exportaciones de bienes y servicios.

En particular, se observaron fuertes aumentos en las ventas externas de productos agrícolas, carnes, lácteos y material de transporte, entre otros. Por su parte, la expansión de las importaciones fue sensiblemente menor (17,3% en enero-julio), debido a que la caída de las compras de bienes energéticos (24,8%) contrarrestó el aumento del resto de las importaciones de bienes.

El ingreso de turistas volvió a incrementarse en los ocho primeros meses de 2010 (9,7%) con respecto a igual período del año anterior, impulsado principalmente por el aumento de los turistas brasileños.

El mayor número de turistas fue acompañado de un incremento aún mayor del ingreso de divisas por este concepto en el primer semestre del año (16,5%).

Vía: La República

Publicado aquí por: Eugenio Gambetta