“El Mercosur no es solamente una herramienta para relacionarnos entre nosotros, sino también es un espacio para relacionarnos hacia afuera” dijo hoy en Montevideo Héctor Timerman, jefe de la diplomacia argentina, en referencia a la utilidad que el bloque tiene para relacionarse con otras regiones.

Timerman dijo que el bloque permite a los países miembros estar en una posición “fortalecida” al sentarse a negociar “de igual a igual con las mayores potencias económicas del planeta”.

Criticó los comentarios que “a diario” se publican cargados de pesimismo “que parecen regodearse con un supuesto estancamiento del proceso integrador del Cono Sur, que tiene al Mercosur como piedra angular”.

Entre los logros del bloque destacó la aprobación del Código Aduanero para eliminar gradualmente el doble cobro del Arancel Externo Común. Timerman dijo que “facilitará la circulación de mercaderías intrazona abaratando costos y mejorando la competitividad de nuestras empresas”.

El Código Aduanero “no sólo constituye una condición para la eliminación del doble cobro arancelario, sino que brindará seguridad y certeza a los exportadores e importadores y agilizará las operaciones de comercio exterior”.

MERCADOS. El Mercosur reanudó las negociaciones con la Unión Europea (UE), interrumpidas desde 2004, y se espera firmar un acuerdo a mediados del año entrante.

El jerarca argentino opinó, ante la XXVI reunión del Parlamento del Mercosur, que la falta de entendimiento con el Viejo Continente se da “fundamentalmente por los diferentes intereses económicos de los bloques en materia comercial, lo que nos plantea ahora el gran desafío de saber cómo sortear esas diferencias” y alcanzar un acuerdo beneficioso.

Por otro lado, la Secretaría de Comunicaciones del Parlasur informó que se está avanzando en definir la distribución proporcional de los miembros de acuerdo a la población de los países.

En una primera etapa, que comenzaría en enero, Brasil contaría con 37 bancas, Argentina 26, y Paraguay y Uruguay 18 cada uno. En la etapa siguiente a partir de 2015, la distribución sería 75 bancas para Brasil, 43 Argentina y los otros dos países seguirían con 18.

 

AP

El País Digital

Vía: El País Digital